portada turbantes

Se trata de una fibra natural que protege la piel contra la radiación solar y que contiene agentes antibacterianos que previenen que aparezcan  bacterias en ella, lo que significa que ayuda a mantenerla libre de olores, incluso tras 50 ciclos de lavado.
Es también una fibra térmica termorreguladora que mantiene el cuerpo caliente en invierno y fresco en verano. Su tacto es suave y transpirable. El bambú es actualmente uno de los tejidos más sostenibles que existe ya que su periodo de crecimiento es muy rápido y puede en muy poco tiempo recuperar la tierra. Al tener su propio agente antibacteriano crece sin pesticidas ni  químicos y, al ser una fibra natural, es 100% biodegradable.