La misión de un champú o su finalidad es la de efectuar una higiene correcta del cuero cabelludo y del cabello, corrigiendo sus posibles alteraciones  superficiales. El champú no debe incorporar acondicionadores u otros elementos como perfumes y ceras que no permitan una correcta higiene del conjunto piel-pelo y glándula sebácea.